Conconcreto
Alternate Text

MAMM: Construcción de un edificio nada convencional

MAMM: Construcción de un edificio nada convencional

7

Dec

Responsive image

Construcción

La nueva cara del Museo de Arte Moderno de Medellín (MAMM) es un edificio de cinco pisos construidos con diferentes materiales, entre ellos, estructura metálica y vidrio, pero principalmente, con prefabricados en concreto, que dan vida al diseño inspirado en la ausencia de uniformidad que exhiben las edificaciones de las comunas más vulnerables de la ciudad.

 

 

Son en total 7.300 m² de área construida, pero es en la fachada del edificio donde 2.506 m² de prefabricados en concreto se despliegan como el vestido gris que cubre la compleja estructura. Sin embargo, la elección de los prefabricados planteó una inquietud: ¿cómo garantizar la resistencia y estabilidad en placas prefabricadas de 1,20 x 1,20 cm con espesores de 2,5 cm, necesarias para materializar las formas agujeradas plasmadas en el diseño de la fachada del edificio.

 

Frente a este desafío, la solución fue GRC (Glass Fibre Reinforced Concrete) o también conocido como concreto reforzado con fibras de vidrio. El proceso para crear las placas requirió diseñar unos moldes exactamente iguales a las figuras planteadas por los arquitectos, sobre los que se vació el material compuesto GRC. Esta mezcla fue ideada por primera vez en Rusia en 1.940, en un intento por reducir el grosor de las piezas de concreto e implementarlas en cerramientos de fachada; entre sus principales atributos se encuentra el de mejorar la resistencia a la tracción / flexión, beneficio que aprovechan los 676 m² de placas prefabricadas en GRC, que forman figuras ovaladas sobrepuestas en la fachada del MAMM.

 

Al principio se contempló la madera como material para lograr estas figuras, sin embargo, las propiedades del GRC agregaban mayor durabilidad y resistencia a las placas.

 

Una de las premisas fundamentales de los arquitectos diseñadores de este proyecto, era construir una edificación de bajos costos de mantenimiento y que fuese un edificio público que soportara el paso del tiempo sin mayor desgaste. Cumpliendo con este requisito, se construyó una estructura aporticada esqueletal, vestida con los paneles prefabricados suministrados por Industrial Conconcreto, que además de su viabilidad técnica, le dieron una visual al edificio, acorde con la expectativa cúbica de los diseñadores y los tiempos ajustados a la programación de obra.

 

Un edificio con una estructura compleja pero totalmente segura

La fachada del edificio está hecha de paneles de concreto prefabricado, vidrio y lámina metálica microperforada.

 

Para cumplir con la programación constructiva que requería el MAMM, se usó un procedimiento llamado placa o losa de cimentación corrida, reforzada, en sectores de punto fijo como foso de ascensores y pantallas de auditorio, con 18 micropilotes para una cimentación profunda. Estos micropilotes son tubos roscados de acero de 12 m cada uno que, por las características del suelo aluvial, fueron inyectados con tecnología especial donde la máquina hace las veces de taladro y el micropilote hace las veces de broca, perforando el suelo hasta alcanzar la profundidad y ubicación deseadas; allí se queda enterrado el micropilote para luego reforzar con un vaciado de concreto que se filtra por las fisuras que se generan en la perforación, creando una especie de raíz de árbol.


Detalle anclaje micropilote en placa

Cortesía: Ing. Nicolás Parra, CNI Ingenieros Consultores.

 

La forma de cubos sobrepuestos no paralelos y el lobby libre de columnas fueron dos retos estructurales importantes para materializar el complejo diseño del MAMM. Para la estructura se identificaron puntos estratégicos donde ubicar las columnas, construyendo un esqueleto totalmente seguro, que luego se cubrió con los paneles prefabricados. En el caso del lobby, se implementó una solución de columnas especiales que actúan como tensores, soportando la losa libre a través de esfuerzos, no de compresión como es habitual sino de tracción, que van hasta el quinto piso, último nivel del edificio. Para construir estas columnas fue necesario mantener el encofrado hasta llegar al quinto nivel, para luego iniciar un desencofrado descendente hasta llegar al primero, donde se ubica el lobby.

Lobby MAMM libre de columnas.

 

Otros datos que te podrían interesar:

  • En la construcción de este edificio se usó tecnología moderna de encofrados que, además de los beneficios en tiempo de ejecución, reducen riesgos de accidentes y disminuye el uso de madera que deriva en menos deforestación.
  • Las barras de acero embebidas en el concreto para refuerzo estructural parcial, se empalmaron a tope, tanto con unión rosca como con prensado.
  • 9.910 m² es el área total del nuevo MAMM, sumando Talleres Robledo y el nuevo edificio; este último cuenta con puertas de acceso automatizadas.
  • El mezanine (5to piso) está construido con cubierta en paneles de lámina metálica microperforada.
  • El auditorio tiene 425 m², capacidad para 250 personas y es el primero en el país en proyectar interna y externamente.
  • Se generaron alrededor de 180 empleos directos en el punto de mayor demanda de mano de obra.

     

Comentarios

Agregar comentario
Nombre


Comentario


Enviar
Cargar más comentarios

Otros Articulos